Entrar en la sección juvenil del Partido. Empezar a ocupar algunos puestos de cierta responsabilidad, estableciendo relaciones con los altos cargos de la organización. Que te asignen algún puesto en alguna Consejería de la Comunidad Autónoma de turno, mientras vas tomando protagonismo en tu propio municipio. Pasar a formar parte de una Asamblea o Parlamento regional, aumentar tu presencia en los medios de comunicación, que te asignen cada vez más cargos, en función de tu adaptación a lo que el Partido exige, por supuesto…

Esta es la trayectoria general del Político Profesional, una especie común en el hábitat de los grandes partidos políticos. Una figura que la mayoría de las veces no cuenta con una formación ni experiencia acorde a los cargos que va ocupando, ni tiene por qué tenerla, pues su concepción de la política le otorga la capacidad de prestar un servicio público sin más capacidades ni méritos conocidos que el de poseer un carné plastificado del Partido de turno. Si no tengo ni idea, siempre puedo contratar a algunos amiguetes que me asesoren y en el caso de que la pifie, puedo echar balones fuera y culpar a otros

alter_boletin_imagen_articuloDesde quienes están en política “para forrarse”, como dijo Zaplana (ex-presidente de la Generalitat Valenciana, hoy asesor de Telefónica), hasta quienes poseen un cargo que no sueltan ni con agua caliente, porque no saben hacer otra cosa que calentar sillones, pasando por aquellos que de forma hipócrita afirman tener una gran “vocación de servicio”, pero únicamente han dedicado su vida a medrar para vivir de lo público (curiosamente suelen autodenominarse como “liberales”). Hablan del esfuerzo, cuando no lo han practicado en su vida… y así nos va…

Desde la perspectiva de las personas que participamos de este proceso de cambio que es Alternativa por Santomera, no podemos sino rechazar el chiringuito de amiguismo, enchufes y favores que tienen montado entre unos y otros. Lo venimos denunciando continuamente desde hace años, acuérdense del polémico nombramiento como director del nuevo instituto del concejal del PP Luis Quiñonero. Rechazamos abiertamente, pues, esta concepción de la política como profesión, como medio para hacer carrera y vivir de un sueldo público.

“Hace falta gente joven en la política, caras nuevas”, oímos a menudo. Pero no gente joven que lleve toda su vida en el Partido. Lo que de verdad hace falta son ideas nuevas y nuevas formas de hacer política, sea gente joven o mayor. De nada nos serviría tener caras nuevas que sigan reproduciendo los mismos comportamientos que sus antecesores. Lo que hace falta es abrir la toma de decisiones a la gente normal y corriente, a vecinos y vecinas como cualquier otro, a personas honestas que no aspiren a vivir de un sueldo público, personas con ganas de trabajar para su Pueblo, junto a su Pueblo.

Y esto es precisamente por lo que más nos temen, porque señalamos donde más les duele: a sus privilegios. Temen la unión de la gente porque supone el fin de su forma acomodada de vivir a nuestra costa.

#FUERA LA MAFIA

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies