Según lo publicado por la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones actualmente hay en Santomera cuatro centrales de telefonía móvil situadas dentro del núcleo urbano o a escasa distancia (en la cantera junto al barrio de La Inmaculada -y en la sierra de Balumba-, en la carretera de Abanilla junto al polígono, en la avenida Juan Carlos I en el centro del pueblo y en el barrio de la Mota junto a la gasolinera BP y cerca del IES nº2 y del Centro de atención infantil Infanta Elena).

Las autoridades aseguran que los niveles de exposición a las radiaciones emitidas son seguros y que cumplen la normativa vigente, pero las numerosas investigaciones independientes con resultados preocupantes al respecto y los últimos acontecimientos vividos en nuestro municipio (al igual que en otros muchos municipios de España y Europa cada vez con más frecuencia) nos hacen dudar profundamente de estas aseveraciones.

Recientemente la presión vecinal, mediante la recogida de más de 500 firmas, ha conseguido parar la instalación de una nueva antena de telefonía móvil en la Matanza de Santomera, entre el Barrio de Los Cletos y la Urbanización de La Gineta.

Es lógica la preocupación del vecindario ante un procedimiento que suele realizarse de forma opaca y sin participación ciudadana, ya que cada vez más investigaciones independientes muestran datos realmente preocupantes sobre los efectos de las radiaciones electromagnéticas sobre la salud. En la literatura científica se destacan efectos adversos como los causados en los genes, en las proteínas del estrés, en las hormonas del sueño, en el sistema inmunológico, en la fertilidad y la reproducción, las evidencias de autismo, las alteraciones neurológicas, cánceres infantiles y otros tumores, etc. Las alteraciones más graves se suelen deber a exposiciones a largo plazo (como las que sufrimos en casa y en las horas de descanso con la cercanía de una antena), mientras que las exposiciones con un menor espacio de tiempo producen síntomas más leves como dolor de cabeza, fatiga o trastornos del sueño.

La preocupación vecinal está todavía más justificada con la nueva Ley de Telecomunicaciones que entró en vigor durante la primavera pasada, y que de forma coherente con muchas otras medidas aprobadas por este Gobierno, da un gran poder a las compañías privadas de telecomunicaciones pasando por encima de las competencias municipales y los derechos de la ciudadanía.

Por todo ello, Alternativa por Santomera aplaude la paralización de la instalación de la antena de telefonía móvil en La Matanza gracias a la presión ciudadana y espera que no sea una argucia electoral del gobierno municipal para salvar unos cuantos votos y esperar a que pasen las elecciones municipales para dar luz verde al proyecto de instalación. Así mismo, esperamos que se tomen las medidas necesarias para empezar a sacar y distanciar de forma segura las antenas del núcleo urbano.

PINCHA AQUÍ para ver una ampliación del artículo con más información y referencias bibliográficas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies